Cuando pensamos en la construcción artesanal de un instrumento, en este caso de una guitarra española, siempre imaginamos un proceso bastante largo de montaje, pintura, barniz…Pero este tiene un inicio no menos importante que es la elección de las maderas que se van a utilizar para la construcción.

Este paso es imprescindible cuando vamos a realizar un instrumento de buena calidad, ya que de este dependerá la estabilidad y el sonido de la guitarra.

Para le elección tendremos en cuenta la estética de la madera junto con el secado. El secado es un proceso muy largo, debido a que es necesario que sea de manera natural durante aproximadamente 20 años.

En segundo lugar la estética y la finalidad de la madera dependerá de la pieza en la que se vaya a transformar, ya que no todas las maderas son aconsejables para cualquier pieza.

Para el cuerpo de las guitarras son más comunes el uso de maderas como el ciprés(Cupressus Sempervirens), palosanto de India (Dalbergia Latifolia) arce ( Acer Pseudoplatanus) cocobolo ( Dalbergia Retusa), para los interiores y las barras armónicas se hace más uso del cedro ( Thuja Plicata) o abeto ( Picea Abies).

Actualmente es más difícil la compra y distribución de algunas de estas maderas debido a que están protegidas, por lo que hemos tenido que actualizarnos con algunas maderas y buscar otros materiales como Red Gum ( Liquidambar Styraciflua) o el Granadillo (Platymiscium Yucatanum). Pero esto no es un problema sino un reto para renovarse y seguir avanzando.