Una guitarra puede tener una vida útil ilimitada y con el tiempo que aumente considerablemente su sonido. Esto se conseguirá con muchos cuidados y un buen mantenimiento del instrumento. Además de la limpieza, cambio de cuerdas,clavijeros… uno de los factores más importante a tener en cuenta es la temperatura a la hora de guardar su guitarra. Es importante mantener el instrumento en un lugar seguro y con un ambiente que no sea excesivamente seco ni húmedo. El clima es uno de los factores más comunes en las roturas de las maderas, por lo que hay que prestarle especial atención.

Los cambios bruscos de temperatura será un elemento perjudicial para su instrumento provocando grietas o malformaciones en el material.

El hecho de tenerla en un ambiente muy húmedo puede provocar que el instrumento se dilate o dañar la electrónica en guitarras amplificadas. En cambio un ambiente muy seco puede producir contracciones en los materiales provocando que la tapa se hunda ligeramente o que el diapasón se seque ocasionando movilidad en los trastes.

Teniendo en cuenta estos detalles es muy fácil mantener de manera segura nuestro instrumento. Se recomienda guardarlo de la siguiente manera:

  • Escoger un lugar seguro donde no haya mucho transito o pueda caer o golpearse la guitarra.
  • Nunca dejar el instrumentos en un lugar donde reciba sol directo.
  • Si se va a guardar durante un largo periodo de tiempo es aconsejable disminuir la tensión de las cuerdas. Al no tener ningún tipo de uso no es necesario que estén tensadas por lo que nos evitaremos que el mástil pueda desviarse.
  • En caso de tener un estuche es preferible que sea rígido, intentar evitar las fundas blandas o bolsas de plástico. De esta manera nos vamos a asegurar que sea más improbable que se rompa en caso de algún golpe y nos protegerá de los cambios de temperatura.

Considerando todos estos factores y poniéndolos en práctica nos garantizamos un instrumento para toda la vida.

los cambios serán contestados en 24h y en horario laboral